Buscar

viernes, 19 de octubre de 2012

Huelga General 14/11/2012


Secretaría de comunicación



El Comité Confederal Extraordinario de UGT aprueba por unanimidad la convocatoria de huelga general para el 14 de noviembre.

El Comité Confederal extraordinario de UGT ha aprobado por unanimidad la convocatoria de huelga general para el 14 de noviembre, que se enmarca en la Jornada de Acción y Solidaridad Europea, acordada por la Confederación Europea de Sindicatos.

Enlace documento;
Resolución del comité confederal extraordinario aprobación huelga general el 14 de Noviembre de 2012



Medidas Ministerio de Energia


Secretaría de información y prensa

fuente web FITAG-UGT  - 19 de Octubre de 2012

LAS MEDIDAS QUE PREPARA INDUSTRIA PARA EL SECTOR DEL CARBURANTE PUEDEN PRECARIZAR EL EMPLEO

Mientras las grandes empresas aumentan sus márgenes de beneficios en un 20% los trabajadores del sector sufren unas condiciones nefastas.

Mientras la Comisión Nacional de la Competencia y la Comisión Nacional de Energía estiman que  de 2007 a 2010 el margen de beneficios ha crecido en las petroleras un 20% y el Gobierno estudia la manera de controlar el mercado y hacerlo más competitivo, los trabajadores de estas empresas viven en unas condiciones de trabajo precarias, y tratan de negociar su convenio, bloqueado por la patronal desde 2009.
En los últimos días, la CNC ha realizado un informe que analiza el comportamiento del precio de los carburantes en España. Este estudio revelaba que a pesar de la crisis y la contracción de la demanda de carburantes, las empresas petroleras y distribuidoras de combustibles, no paran de crecer, y aunque siguen demandando al Gobierno que les reduzcan la carga fiscal, han elevado sus márgenes en la venta de gasoil y gasolina un 20% entre 2007 y 2010. Sin embargo, este crecimiento del sector, lejos que repercutir en los salarios y condiciones laborales de sus trabajadores y trabajadoras, les mantiene en una situación de desregulación, además de sufrir unas condiciones laborales pésimas.

El Convenio Colectivo Estatal de Estaciones de Servicio venció en 2009, y los sindicatos llevamos más de dos años negociando el nuevo convenio de forma infructuosa, ya que la patronal lo tiene bloqueado, esperando dejar las condiciones laborales de los trabajadores en mínimos o desregularizar el sector, lo que sería nefasto para los trabajadores.
Hoy por hoy, los trabajadores de estaciones de servicios viven ya condiciones laborales muy precarias. El salario de un vendedor-expendedor está en unos 900€ brutos al mes. Además tienen polivalencia funcional, teniendo que ejercer como expendedores de combustible, vendedores y limpiadores al mismo tiempo; están sometidos a una gran flexibilidad e irregularidad de horarios, etc…
Además de esto, el pasado mes de septiembre se celebró la última reunión de la mesa negociadora del convenio, y la patronal, compuesta por AEVECAR y CEES, ponía sus condiciones, como eliminar las referencias de entrada y salida del turno dándoles plena libertad de organizar los turnos; la posibilidad de exigir traslados geográficos al trabajador sin limitación de distancia ni compensación económica; eliminar el concepto de antigüedad, y aplicar una subida salarial del 0,3% para los tres próximos años, subida insignificante, especialmente cuando las cuentas patronales no paran de crecer. Con estas exigencias, las empresas se aprovechan de la crisis económica que afecta al país para incrementar sus beneficios, y no hacen más que debilitar los derechos de los trabajadores y trabajadoras del sector.
Ahora, el Ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, preocupado por los altos precios de los combustibles en nuestro país (en España, descontando los impuestos el combustible es más caro que en la mayoría de los países europeos), se plantea modificar la legislación siguiendo los consejos de la CNC para hacer el sector más competitivo, facilitando la entrada de nuevos operadores en el mercado, y haciendo que se equilibren los precios para el consumidor.
FITAG UGT teme que estas medidas perjudiquen directamente a los trabajadores, ya que la patronal, cuando vea que sus beneficios se limitan, empezará a buscar soluciones para aumentar su margen de beneficio a costa de los salarios y las condiciones laborales del trabajador/a. Además las medidas que se planteen desde el Ministerio, perjudicarán en primer lugar al ciudadano como consumidor, y además pondrá en peligro a los usuarios que tendrán que servirse ellos mismos el combustible sin el conocimiento y las medidas de seguridad adecuadas. Por tanto, desde la Federación, exigimos que no se destruyan más puestos de trabajo y se garanticen unas condiciones dignas para los trabajadores de estaciones de servicios, porque de lo contrario perjudicaría notablemente a un sector que ya vive una gran precariedad.